ORACIONES MILAGROSAS » Oracion Milagrosa Para Llegar a Dios

¿Cuál es la Oración Milagrosa para llegar a Dios?

Te mostramos las mejores oraciones milagrosas para lograr una verdadera conexión con Dios y que conceda aquello que necesitas con mayor urgencia:

Aquí estoy Señor, aquí ante tu presencia Santa,
Te adoro y te glorifico,
Me inclino ante ti mi Dios,
Reconozco que eres mi luz y mi Salvador.

Te amo y en ti me abandono,
Confió plenamente en ti,
Sé que siempre estas a mi lado,
Que nunca me abandonas y,
Siempre me tomas de la mano para levantarme.

No soy nada, sin ti mi Dios,
No tengo nada si tú no me lo das,
Pero con tu amor todo lo puedo,
Con tu amor yo si soy.

Permíteme avanzar hacia ti,
Aleja de mí lo que me impide,
Las tentaciones y el gusto por lo terrenal,
Que no sea mi condición humana,
Mi principal enemigo,
Sino que tu amor prevalezca en mi corazón,
Y sea notorio en mí peregrinar.

Alabado sea mi Padre,
Alabado sea el Hijo también,
Alabado el Espíritu Santo,
Alabanzas, para ti mi Señor.

Ven a mi,
Ven a calmar la sed que tengo de ti,
Ven y deja que en mi florezcan todos tus dones,
Que sea ejemplo para mis amigos y familiares,
Que mi palabra sea tu palabra,
Mis pensamientos los tuyos,
Y mi voluntad sea toda tuya.

Porque sin ti,
No puedo avanzar,
Sin ti,
No puedo caminar,
Sin ti,
Todos me persiguen y me acechan,
Contigo nada me asusta,
Contigo me siento fuerte,
Contigo siento paz espiritual,
Alabanzas y Gloria a ti mi amado Señor,

Amén.

Vídeo de oraciones milagrosas


Click aquí para ver el vídeo


Más oraciones milagrosas para los que necesitan un milagro

Las mejores oraciones milagrosas frente a todo mal

Oración para el milagro de la salud en un familiar

Dios todopoderoso, tú que estás en el cielo y me miras desde las alturas con compasión. En cuyas manos colocamos todas nuestras preocupaciones y esperanzas.

Tu majestad de majestades, reparador de los corazones descarriados. Hoy vengo a pedirte, devuelvas a mi amado familiar la salud que ha perdido arrastrado mal que lo aqueja.

Se la fuente de agua viva que inunda su espíritu y así como levantaste a Lázaro de su sepulcro, devuelve la salud a este tu siervo que hoy te necesita. Te lo pido en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

Oración milagrosa para unir a la familia

Dios Padre bueno y eterno, hoy suplico tu intersección para que me permitas reconciliar a mi familia. Han sido momentos difíciles de contradicciones y dificultades, que nos alejaron uno de otros.

Que retorne la paz, la comunicación y que la flama de tu amor vuelva a arder en nuestros corazones.

Danos la paciencia y la tolerancia para poder entender nuestras diferencias y tener así una sana convivencia. Bendícenos, protégenos y líbranos, Señor de todo peligro inminente que nos aceche.

Amén.

Petición milagrosa para conseguir trabajo

Dios mi pastor y defensor, bien sabes que mi corazón es todo tuyo. Por eso hoy vengo a pedirte postrado ante ti, que me concedas la dicha de conseguir un trabajo.

Que sea un trabajo que solo tú tengas dispuesto para mí, que me dignifique y que me haga servirte como lo he hecho hasta ahora.

Tú que conoces mis necesidades porque me has acompañado desde el momento de mi concepción. Te pido escucha mi ruego y ayuda a este hijo tuyo a conseguir ese trabajo que con tanto esmero se ha empeñado en buscar.

Amén.

Oración a Santa Rita para casos urgentes

¡Oh querida Santa Rita!, en este día acudo a tu inmaculada presencia, pues mi corazón se encuentra afligido y desesperado. Sé que a través de ti podre lograr calmar mi alma.

A ti señora que conoces de penas, te entrego mis problemas y todo mi amor. Para que a través de tu preciosa mirada me concedas la solución a los problemas que tanto me aquejan.

Así como entre tus manos está la cruz, toma mi vida y moldéala a imagen y semejanza tuya. A ti hija de Dios entrego mis penas para que me muestres la luz al final del camino.

Amén.

Plegaria milagrosa para estar en comunión con Dios

Señor, tú que conoces mis debilidades y fortalezas te pido que nunca me dejes solo. Acompáñame en mis días oscuros y en aquellos en el que la luz no me permita ver con claridad.

Enséñame la forma correcta de adorarte y permíteme ser cada día un mejor hijo para ti. Has de mi alma un lugar de reposo y consuelo para quienes me rodean.

Que la pobreza de espíritu que hay en mí se amilane ante las bondades de tu obra. Déjame ser un grano de mostaza que esparce su amor por donde quiera que pisa.

Amén.

Milagrosa oración de protección contra enemigos y todo mal

Señor Jesús, redentor del mundo entero, por medio de la santísima trinidad, te solicito me hagas invisible a los ojos de mis enemigos y apartes de mí todo mal al acecho.

Aparta todo aquello que pueda dañarme. Se mi muro de marfil para que pueda seguir sirviéndote hasta el final de mis días. Se tu esa flama ardiente que desde mi interior expulsa cualquier sentimiento negativo que provenga de personas de mal corazón.

Que María tu madre sea mi consuelo y así como te sostuvo a los pies de la cruz, también me sostenga para que mis enemigos o puedan dañarme.

Amén.

¿Qué es una oración milagrosa?

Conocemos y leemos cualquier cantidad de oraciones que de una u otra manera nos conectan con Dios. Pero una de las oraciones más poderosas que podemos emplear para comunicarnos directamente con él son las que nacen en el alma.

La oración es la herramienta más fuerte que como hijos de Cristo podemos emplear para protegernos del pecado. Implica estar cada vez más cerca de Dios. Son plegarias que van referidas especialmente a nuestro padre amado y protector.

Es por ello, que en momentos de gran tristeza, preocupación o dolencia. En situaciones de desesperación donde creemos que todo está perdido debes aferrarte con mucha fe al poder de la oración.

Esto nos ayuda a desprendernos de todo aquello que nos perturba y causa gran aflicción en nuestro corazón. Nos libera de tal manera, que alcanzamos nuestro equilibrio sabiendo que estamos protegidos en manos de nuestro único salvador, Dios.

¿Cómo hacer una oración milagrosa?

Las oraciones milagrosas nos permiten orar a Dios y pedir por aquellas situaciones que son imposibles a nuestros ojos. Aquellas en las que estamos convencidos en que sin su divina interacción no podremos solventar.

Cuando nuestro corazón está cree y siente firmemente que Dios es el único que puede ayudarnos, es el momento preciso de elevar una plegaria que solo el Señor puede atender y comprender.

Ponte en su presencia, mantén una postura de oración dispuesto a recibir de él, las respuestas que solo oirás en tu corazón. Cierra tus ojos y concéntrate en su divina presencia, Él estará allí y te abraza mientras escucha tu ruego.

A través de la oración Dios tendrá la apertura que necesita para obrar en tu vida. Será el intercesor y el que controla aquello que te aflige. Liberando tu alma de toda situación que perturba tu paz.

Conexión inmediata con Dios

Nuestro amado Dios nunca nos deja solos. Siempre está ahí abriendo una puerta, una ventana o una pequeña hendidura por donde pasará su luz. A través de la oración estamos en una conexión inmediata con Dios.

Nuestras plegarias son el alimento que nuestro señor necesita para saber que sus hijos aún estamos impregnados con su amor.

Toma en cuenta que una oración en donde pidas la intersección de las tres Divinas Personas, es una plegaria que sin duda, será escuchada por nuestro Padre Celestial. Sentirás una paz completa y plena en todo cuanto hagas.

Pedir con fe y paciencia

Cuando elevamos nuestras oraciones, debemos tener presente que no somos los único que estamos necesitados de la intervención de Dios. Es por ello, que nos corresponde ser pacientes y esperar con mucha fe que Dios atienda nuestra súplica.

 Recuerda que el tiempo de Dios es perfecto, Él y solo Él sabe cómo y cuándo. Ora con fe convencido de que sin importar el tiempo que pedir por este favor te lleve finalmente Dios responderá a tu llamado y todo será resuelto de la mejor manera para ti, para tu vida y para todos los que te rodean.

Además de toda la información sobre oraciones milagrosas, quizá te interese:

Reivindicación de la fe

Los católicos somos hijos de Dios, y como hijos del Padre, somos pecadores y cometemos errores. Tenemos necesidades, por eso hacemos oraciones milagrosas, pero algunas veces, nuestra fe se ve tocada y no podemos permitir esto, pues el Altísimo jamás nos abandona, y debemos tener claro que él está en todo momento. Para reivindicar nuestra fe, aún en los momentos difíciles, leamos las bienaventuranzas, en las que Dios nos promete sanar nuestros males y ser recompensados si somos agradecidos.

Debemos respetar y realizar los siete sacramentos que Dios nos dejó en las santas escrituras, de esta manera estamos siguiendo su palabra, y él verá que somos hijos agradecidos y obedientes. Un deber católico es el de conocer y respetar al pie de la letra los diez mandamientos, pues esto nos acercará más a lo que nuestro Padre Celestial pide de nosotros.

Para poder tener los privilegios de Dios, nos basta con ser hermanos de buen corazón y puros en nuestros actos. Pero él también nos pide tener comunicación directa con él, por eso, cuando tengamos necesidad de su palabra y de su aliento; sobre todo en esos momentos en los que nuestra salud o la de algún familiar pende de un hilo, podemos acercarnos a él haciendo la oración para curar a un enfermo. Podemos estar seguros que al pedir con fe, él nos sanará.

Amenazas del enemigo

Debemos tener claro que el enemigo jamás descansa para hacernos flaquear en la fe. No podemos dejar de orar, pues es nuestra arma contra todo mal, la oración hace milagros y nos hace libres. Para alejar el mal de nuestro camino, podemos hacer una novena a San Expédito, este santo es tan bueno que nos cuida de enemistades y todo lo negativo a nuestro alrededor.

Para que nuestro pedido de alejar enemigos tenga más fuerza, también podemos hacer oración a Santa Marta, pues ella hospedó a Jesucristo muchas veces, y puede guardarnos en su regocijo. En donde duerme Jesús, no puede entrar el enemigo. Y para dormir en paz, debemos hacer la oración para terminar el día; estamos seguros que el Padre y todos sus ángeles, nos rodearán de su amor.

Quizá te interese:

  • Oremos a San miguel, para alejar las tentaciones terrenales y enfocarnos en nuestra fe.
  • Podemos acudir a la virgen de Guadalupe, para que interceda por nuestras peticiones.
  • Empecemos el día de la mejor manera, debemos hacer oración en la mañana, y asegurarnos de un día lleno de bendiciones.

Imágenes de oraciones milagrosas

 


Quizá te interese:


¡Comparte!


Deja un comentario