LOS 7 SACRAMENTOS DE LA IGLESIA » Conócelos fácilmente

¿Cuáles son los 7 sacramentos?

A continuación te mostramos cuáles son los sacramentos de la iglesia:

1. Sacramento del Bautismo

2. Sacramento de la Penitencia

3. Sacramento de la Eucaristía

4. Sacramento de la Confirmación

5. Sacramento del Matrimonio

6. Sacramento del Orden

7. Sacramento de la Unción de los Enfermos

Vídeo sobre los 7 sacramentos


Click aquí para ver el vídeo


¿Qué son los Sacramentos?

Los sacramentos son el medio en el que la Iglesia conmemora y se regocija ante la presencia de Jesús y sus enseñanzas. Cada sacramento ha sido establecido por Dios y transmitido por Jesucristo.

La iglesia los cataloga como la vía de la salvación, acciones que confirman nuestra fe cristiana. El transitar del camino de la salvación se marca en estos 7 sacramentos como una misión para construir el reino de Dios en la tierra.

Ellos simbolizan la gracia y amor de Dios con los hombres. Juntos crean una comunidad representada en diferentes elementos. El Bautismo con el agua y la Eucaristía con la hostia consagrada. El óleo para la Confirmación, la Unción de los enfermos y Orden sacerdotal.

Este último, responsable de administrar todos los sacramentos. Sin un clérigo o sacerdote no podría efectuarse la Penitencia ni el Matrimonio. En síntesis, los 7 sacramentos unidos son el reflejo de nuestra vida ante los ojos de Dios.

Primer sacramento: Bautismo

El Bautismo forma parte de los sacramentos de iniciación y significa sumergir. Es abandonar la muerte para renacer en una vida nueva como cristiano. El agua purifica y nos limpia ante los ojos de Dios del pecado cometido por Adán y Eva.

Por otra parte, también simboliza la muerte y la resurrección de Jesucristo. Quien ha venido al mundo como el hijo de Dios para renovar nuestra fe y guiarnos hacia la salvación.

Este fue uno de los mandamientos entregados por Cristo a los apóstoles luego de su resurrección. Enviándolos a todo el mundo para anunciar la buena nueva y bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28, 19).

Segundo sacramento: Penitencia

Este sacramento también es conocido como la Confesión. Fue instituido por Jesucristo al ver la debilidad del hombre. Nuestra naturaleza nos inclina hacia el pecado aunque estemos bautizados y es a través de la penitencia que podemos reconciliarnos con Dios.

Este ministerio se entregó primero a Pedro cuando le fueron dadas las llaves del cielo, descrito en Mateo 16, 19. Luego a los apóstoles al recibir el soplo del Espíritu Santo (Juan 20, 23).

El sacramento de la Confesión simboliza el renacimiento, renovación del espíritu y la conversión de los pecados.

Tercer sacramento: Eucaristía

La Eucaristía se origina en la fiesta judía de la pascua y es renovada con la venida de Jesucristo al mundo. En este sacramento se hace presente el cuerpo y la sangre de Cristo en el pan y el vino.

Fue instituido durante la última cena de Jesús junto a los apóstoles antes de su pasión. La palabra Eucaristía significa acción de gracias y fue así como se dio el milagro de la transustanciación de Cristo.

Es decir, convirtió el pan y el vino en su cuerpo y sangre real para agradecer a Dios su sacrificio de salvación (Lucas 22, 19).

Cuarto sacramento: Confirmación

Simboliza la renovación del Bautismo y fortalece los lazos que unen a Dios y a los hombres. En este sacramento el confirmando recibe toda la gracia divina a través del don del Espíritu Santo, mostrando así su madurez como cristiano.

La institución de este sacramento se llevó a cabo con la venida del Espíritu Santo. Los apóstoles se encontraban reunidos junto a la Virgen cuando aparecieron lenguas de fuego sobre ellos. Lo que la iglesia católica reconoce como el día de Pentecostés.

La Confirmación es la forma en la que Dios se manifiesta en nosotros con su Santo Espíritu y se recibe a través de la unción y la imposición de manos (Hch. 8, 15-17; 19, 5-6).

Quinto sacramento: Matrimonio

El sacramento del Matrimonio es la consagración de la unión entre un hombre y una mujer. Fue instituido por Dios cuando creó a Adán y a Eva otorgándoles la gracia de la fidelidad y el sacrificio vocacional de la familia.

Es considerado un acto sublime de amor que debe efectuarse por libre consentimiento ante el sacerdote. Un matrimonio creyente y que vive su fe en Cristo recibe la santificación de Dios sobre sus vidas.

Los esposos adquieren el don de la fidelidad, la unidad, el amor y la comprensión. Por este motivo, el sacramento es considerado una vocación y no puede disolverse.

Sexto sacramento: Orden Sacerdotal

Es el sacramento que dado por la Iglesia a fieles para otorgarles el ministerio del sacerdocio. Quien se consagra a Cristo lo recibe en su cuerpo y alma adoptando su figura y esencia.

Es el representante de Cristo ante los fieles, un pastor para guiar su rebaño. Este sacramento es muy diferente al Bautismo y la Confirmación ya que, se crea un lazo espiritual permanente y directo con Dios y su Iglesia.

Por otra parte, sólo recibe el sacramento aquellos que están dispuestos a la consagración plena a Dios y a sus fieles adoptando una vida célibe.

Séptimo sacramento: Unción de los enfermos

Este sacramento también es conocido como sagra viático otorgado a todos los fieles en edad senil o estado de gravedad. En el pasado se denominó como la Extrema unción y sólo la recibían personas a punto de morir.

En la actualidad es un sacramento que se imparte a cualquiera que esté enfermo de gravedad. Incluso, si es necesario puede recibir la Unción en más de una ocasión.

A través del este sacramento los fieles enfermos adquieren paz y consuelo para su alma. Cuando la enfermedad les impide realizar el sacramento de la confesión, con la unción le serán perdonados sus pecados. De este modo, recupera su salud espiritual y prepara su camino hacia el paraíso.

Los 7 Sacramentos, explicados para niños

1- Bautismo

Cuando venimos al mundo traemos el pecado original cometido por Adán y Eva al comer de la manzana. Al momento de recibir el Bautismo este pecado se borra de nuestras vidas. Entramos en la iglesia de Dios y nos convertimos en sus hijos amados.

2- Penitencia

En la confesión Dios escucha cada uno de nuestros pecados, los guarda en secreto y nos perdona. Lo más importantes es ir arrepentidos por las ofensas que hemos cometido. Así Dios como padre misericordioso nos abraza, nos llena de paz, de su infinito amor y nos alienta a ser buenos cristianos.

3- Eucaristía

Jesús ha convertido el pan y el vino en su cuerpo y sangre durante la última cena. Este acto se realiza a diario durante la misa. Vemos como el sacerdote toma la hostia y el vino y lo consagra para luego comulgar con él y tener a Cristo en nosotros.

4- Confirmación

Dios es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Y es justo con su Espíritu que nos llenaremos de él. Es por eso, que el Obispo debe colocar sus manos sobre nosotros y hacernos la señal de la cruz con el Santo Crisma. Así recibiremos a Dios con el Espíritu Santo.

5- Matrimonio

Cuando un hombre y una mujer desean casarse por la iglesia, Dios los bendice y une por siempre. Esta es la forma en la que Dios les pide al hombre y la mujer que sean como la familia de Nazaret. Modelo de entrega, amor, unión y firmes en su fe en Cristo.

6- Orden Sacerdotal

Lo reciben aquellos con vocación de servicio y ministerio sacerdotal. El Obispo impone sus manos y realiza una oración especial para consagrar al sacerdote. Desde ese momento el Espíritu Santo está junto a él de forma especial y lo acompaña siempre para impartir todos los demás sacramentos. La unión del sacerdote con Dios es para siempre.

7- Unción de los enfermos

Dios ama a todos sus hijos, es por eso que cuando estamos enfermos nos brinda una ayuda especial con la Unción. Nos da paz, ánimo y mucha fuerza en un momento tan difícil. Pero cuando es una persona que está por morir, la Unción prepara su camino al cielo y perdona todos sus pecados.

Además de toda la información sobre los 7 sacramentos, quizá te interese:

Vida cristiana

Llevar a cabo los sacramentos correspondientes a una vida cristiana, es parte del proceso de las bienaventuranzas que nos mueve al camino de Dios. Para mantener una comunión cercana con Dios, cada día, es importante empezar el día respaldado de su amor, esto lo podemos lograr haciendo la oración de la mañana, la cual debe llevarse a cabo con fe y de rodillas, para que empezamos así, un día glorioso.

La vida de un cristiano no es fácil, pues el padre nos envía a cumplir los 10 mandamientos sin ninguna excepción, y a veces esto es una tarea difícil. Pero él y la guadalupana, que son quienes nos guían y nos cuidan, son misericordiosos, y en esa misericordia conocen nuestras flaquezas.

Luz Celestial

Al hacer la oración del espíritu santo, estamos pidiendo que esa luz celestial nos siga a donde quiera que vayamos y que nos cobije en momentos de necesidad. Es necesario que cuando sintamos que decaemos, no olvidemos que podemos hacer oraciones que protegen, y nos dan la tranquilidad que sólo puede darnos su palabra.

Podemos acudir a nuestros santos en la inquietud, a esos que interceden por nuestras peticiones y están cerca del padre, uno de ellos es San Judas Tadeo, pedirle su intercepción, nos ayudará a sentir tranquilidad.

Quizá te interese:

  • Para clamar a necesidades urgentes, reza a San Benito, él te dará su compasión.
  • El Justo Juez siempre te escuchará paciente, en cualquier momento de tu vida.
  • Para proteger del mal, puedes usar una mano de Fátima.

Imágenes de los 7 sacramentos


Quizá te interese:


¡Comparte!


Deja un comentario