Oración de protección para el hogar

La oración de protección para el hogar, es una oración de encomienda celestial a nuestro Señor Jesucristo, para que proteja cada rincón y costado de la casa, esté bendecida y limpiada con su sangre majestuosa, y así, en mi aposento, no ingresen ni invadan a mi familia y a mí, entes malignos de maldad o alguna persona que se encuentre al acecho nuestro, que sólo busque la manera de hacernos daño e irrumpir la paz con la que mi familia y yo convivimos en el Señor.

Oración de protección para el hogar.


Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo este hogar,
con cada cosa que tiene y cada objeto que lo hace ser mi hogar.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo la entrada principal,
para que todo aquel que entre y salga de mi aposento,
estén protegidos por tu manto.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo todos los cimientos, paredes, techo y huecos,
las columnas y dentro de ellas, jardín y el patio.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo el norte, sur, este y oeste de mi casa.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo el suelo, subsuelo y por abajo del subsuelo.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo los materiales que construyeron este hogar
y las manos que levantaron los bloques y formaron la casa.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo cada puerta y cada ventana,
de cocina, baño, sala y habitaciones.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo cada objeto y artefacto que conforman el hogar;
muebles, camas, ordenador, adornos, televisores,
en absoluto y totalmente todo lo que ella significa.

Con la majestuosa sangre de Cristo,
sello y protejo la entrada trasera,
para no ser sorprendido por malhechores,
que quieran aprovecharse de lo que con esfuerzo he conseguido.

Amén.

¿Te ha gustado?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 16

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Quizá te interese:


¡Comparte!


Deja un comentario