90 VERSÍCULOS DE ÁNIMO que te llenarán de fuerza y Fe

En la Biblia vas a encontrar muchos versículos de ánimo. Textos alentadores que nos dan esperanza a lo largo del día. Los siguientes pasajes de las Escrituras te inspirarán en tu vida diaria y te darán coraje y fortaleza cuando enfrentes desafíos en la vida. ¡Dios quiere que recibamos consuelo cuando lo necesitemos! Si te sientes abrumado y ansioso, ¡la Biblia puede animarte y otorgarte un nuevo punto de partida! Lee los siguientes versículos acerca del ánimo en la Biblia y experimenta el poder sanador de Dios a nuestras almas. Medita en estos versículos a lo largo del día y compártelos con tus amigos para que tengan un impacto en su vida.

La desesperación y la ansiedad siempre han sido parte de la vida en la tierra, pero podemos encontrar fuerza, sabiduría y guía en estas palabras de aliento en la Biblia. No importa a lo que nos enfrentemos (desempleo, conflicto interpersonal, muerte de seres queridos o incluso una pandemia global como COVID-19), siempre existe la posibilidad de enfocarnos en la promesa de Dios.

Para ayudarte a encontrar o brindarte ánimo en la Biblia, hemos recopilado este grupo de versículos bíblicos inspiradores. Puedes reflexionar sobre estos versículos para aumentar tu confianza en Cristo. Esperamos que estos versos y citas te ayuden a encontrar fuerzas para este día.

Versículos de ánimo en la Biblia para tener fortaleza

Versículos de ánimo en la Biblia para tener fortaleza

Aquí te mostramos algunos de los versículos de ánimo para que fortalezcas tu espíritu cuando lo necesites. Conoce todo el valor y la fortaleza que puedes obtener si depositas tu confianza en Dios. Conoces nuestros pasajes de ánimo favoritos:

Isaías 41, 10

No temas, porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

Deuteronomio 31, 6

¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni tiemblen ante ellas. Porque el Señor, tu Dios, te acompaña, y él no te abandonará ni te dejará desamparado».

Isaías 40, 31

Pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, despliegan alas como las águilas; corren y no se agotan, avanzan y no se fatigan.

1ª Corintios 10, 13

Hasta ahora, ustedes no tuvieron tentaciones que superen sus fuerzas humanas. Dios es fiel, y él no permitirá que sean tentados más allá de sus fuerzas. Al contrario, en el momento de la tentación, les dará el medio de librarse de ella, y los ayudará a soportarla.

Exodo 15, 2

El Señor es mi fuerza y mi protección, él me salvó. El es mi Dios y yo lo glorifico, es el Dios de mi padre y yo proclamo su grandeza.

Isaías 40, 29-30

Él fortalece al que está fatigado y acrecienta la fuerza del que no tiene vigor.

Los jóvenes se fatigan y se agotan, los muchachos tropiezan y caen.

Filipenses 4, 13

Yo lo puedo todo en aquel que me conforta.

Salmo 73, 26

Aunque mi corazón y mi carne se consuman,

Dios es mi herencia para siempre y la Roca de mi corazón.

2ª Corintios 12, 9

Pero él me respondió: «Te basta mi gracia, porque mi poder triunfa en la debilidad». Más bien, me gloriaré de todo corazón en mi debilidad, para que resida en mí el poder de Cristo.

Marcos 12, 30

Y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.

Salmo 31, 24

Sean fuertes y valerosos, todos los que esperan en el Señor.

Salmo 27, 1

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?

El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré?

Isaías 12, 2

Este es el Dios de mi salvación: yo tengo confianza y no temo, porque el Señor es mi fuerza y mi protección; él fue mi salvación.

2ª Timoteo 1, 7

Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad.

Josué 1, 9

¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas».

2ª Corintios 12, 9-10

Pero él me respondió: «Te basta mi gracia, porque mi poder triunfa en la debilidad». Más bien, me gloriaré de todo corazón en mi debilidad, para que resida en mí el poder de Cristo.

Por eso, me complazco en mis debilidades, en los oprobios, en las privaciones, en las persecuciones y en las angustias soportadas por amor de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Deuteronomio 20, 4

Porque el Señor, su Dios, los acompaña, y él combatirá en favor de ustedes para darles la victoria sobre sus enemigos».

Efesios 6, 11-14

Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio.

Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.

Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos.

Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza.

Salmo 118, 14

El Señor es mi fuerza y mi protección; él fue mi salvación.

Salmo 23, 3-4

Y repara mis fuerzas;

me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal,

porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Mateo 6, 33

Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.

Salmo 29, 11

El Señor fortalece a su pueblo,

el Señor bendice a su pueblo con la paz.

Salmo 46, 1

Dios es nuestro refugio y fortaleza,

una ayuda siempre pronta en los peligros.

Versos bíblicos inspiracionales sobre la Fe


Versículos de ánimo inspiracionales

La fe nos da el valor para seguir adelante cuando nos sentimos afligidos. Mediante la fe en Dios, podemos creer en su bondad. Estos versículos citan nuestra fe, y cuando tenemos fe, ¡el poder de Dios nos ayuda!

Lucas 1, 37

Porque no hay nada imposible para Dios.

Efesios 2, 8-9

Porque ustedes han sido salvados por su gracia, mediante la fe. Esto no proviene de ustedes, sino que es un don de Dios;

y no es el resultado de las obras, para que nadie se gloríe.

Proverbios 3, 5-6

Confía en el Señor y de todo corazón y no te apoyes en tu propia inteligencia;

reconócelo a él en todos sus caminos y él allanará tus senderos.

2ª Corintios 5, 7

Porque nosotros caminamos en la fe y todavía no vemos claramente.

Mateo 21, 21-22

Jesús les respondió: «Les aseguro que si tienen fe y no dudan, no sólo harán lo que yo acabo de hacer con la higuera, sino que podrán decir a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», y así lo hará.

Todo lo que pidan en la oración con fe, lo alcanzarán».

Hebreos 11, 6

Ahora bien, sin la fe es imposible agradar a Dios, porque aquel que se acerca a Dios de creer que él existe y es el justo remunerador de los que lo buscan.

Hebreos 11, 1

Ahora bien, la fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven.

Marcos 11, 22-24

Jesús respondió: «Tengan fe en Dios.

Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá.

Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán.

1ª Pedro 1, 8-9

Porque ustedes lo aman sin haberlo visto, y creyendo en él sin verlo todavía, se alegran con un gozo indecible y lleno de gloria,

seguros de alcanzar el término de esa fe, que es la salvación.

Colosenses 1, 11

Fortalecidos plenamente con el poder de su gloria, adquirirán una verdadera firmeza y constancia de ánimo.

Salmo 5, 11

Así se alegrarán los que en ti se refugian

y siempre cantarán jubilosos;

tú proteges a los que aman tu Nombre,

y ellos se llenarán de gozo.

Salmo 30, 11

Tú convertiste mi lamento en júbilo, me quitaste el luto y me vestiste de fiesta,

1ª Cronicas 16, 26-27

Los dioses de los pueblos no son más que apariencia, pero el Señor hizo el cielo;

en su presencia hay esplendor y majestad, en su Santuario, poder y alegría.

Alentadoras escrituras para sanar miedos y ansiedades

Versículos de ánimo para alejar miedos

Dios no desea que padezcamos por las cosas en la vida, porque existe la certeza de que ha obtenido la gloria frente al mal. Aunque nos sintamos desamparados por un periodo, estos versículos de la Sagrada Escritura pueden recordarnos que podemos transformar nuestra inquietud en tranquilidad y gracia.

Mateo 6, 34

No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

Romanos 12, 12

Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración.

Juan 14, 27

Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!

Salmo 27, 1

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?

El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré?

Isaías 43, 1

Y ahora, así habla el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre, tú me perteneces.

Salmo 34, 4

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos.

Salmo 94, 19

cuando estoy cargado de preocupaciones, tus consuelos me llenan de alegría.

Filipenses 4, 4

Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense.

Salmo 30, 5

Porque su enojo dura un instante,

y su bondad, toda la vida:

si por la noche se derraman lágrimas,

por la mañana renace la alegría.

Salmo 16, 9

Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro.

1ª Tesalonicenses 5, 16-18

Estén siempre alegres.

Oren sin cesar.

Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús.

Isaías 5, 12

Hay cítara y arpa, tamboriles y flautas y vino en sus banquetes; pero ellos no miran la acción del Señor ni ven la obra de sus manos.

Galatas 5, 22

Por el contrario, el fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza,

Juan 16, 24

Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta.

Proverbios 17, 22

Un corazón alegre es el mejor remedio, pero el espíritu abatido reseca los huesos.

1ª Pedro 1, 8

Porque ustedes lo aman sin haberlo visto, y creyendo en él sin verlo todavía, se alegran con un gozo indecible y lleno de gloria,

Juan 16, 22

También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar.

Salmo 118, 24

Este es el día que hizo el Señor: alegrémonos y regocijémonos en él.

Salmo 16, 11

Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha.

Juan 15, 9-12

Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.

Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor. como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.

Este es mi mandamiento: Amense los unos a los otros, como yo los he amado.

Versos bíblicos sobre la esperanza

Versos bíblicos sobre la esperanza

Cuando perdemos la esperanza, el Señor tiene palabras de sobra para alentarnos. Estos versículos te animarán, recordándote la fe en Cristo.

Romanos 15, 13

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.

1ª Pedro 5, 10

El Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo, después que hayan padecido un poco, los restablecerá y confirmará, los hará fuertes e inconmovibles.

Hebreos 10, 23

Mantengamos firmemente la confesión de nuestra esperanza, porque aquel que ha hecho la promesa, es fiel.

Efesios 1, 13

En él, ustedes,
los que escucharon la Palabra de al verdad,
la Buena Noticia de la salvación,
y creyeron en ella,
también han sido marcados con un sello
por el Espíritu Santo prometido.

1ª Tesalonicenses 1, 3

Y sin cesar tenemos presente delante de Dios, nuestro Padre, cómo ustedes han manifestado su fe con obras, su amor con fatigas y su esperanza en nuestro Señor Jesucristo con una firme constancia.

Filipenses 1, 6

Estoy firmemente convencido de que aquel que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.

Salmo 130, 5

Mi alma espera en el Señor, y yo confío en su palabra.

Romanos 5, 5

Y la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado.

Versículos bíblicos que te elevarán espiritualmente

Versículos bíblicos que te elevarán espiritualmente

En todos los días de las personas, nuestros corazones necesitan ser inspirados y renovados. Estos inspiradores versículos bíblicos te recordarán el amor de Dios por ti y su promesa de esperanza y consuelo. Esperamos que estos versículos te animen hoy:

Jeremías 29, 11

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes –oráculo del Señor–: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.

Juan 16, 33

Les digo esto para que encuentren la paz en mí. En el mundo tendrán que sufrir; pero tengan valor: yo he vencido al mundo».

Romanos 8, 28

Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio.

Salmo 23, 4

Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Deuteronomio 20, 4

Porque el Señor, su Dios, los acompaña, y él combatirá en favor de ustedes para darles la victoria sobre sus enemigos.

Mateo 11, 28

Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.

Salmo 34, 8

El Angel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra.

Salmo 84, 11

Vale más un día en tus atrios que mil en otra parte;

yo prefiero el umbral de la Casa de mi Dios

antes que vivir entre malvados.

Versículos bíblicos reconfortantes sobre el amor

Versículos bíblicos reconfortantes sobre el amor

Cuando nos encontramos desanimados, el cariño es lo último que sentimos. Cuando llega la tormenta, amar a los otros y amarse a sí mismo es lo verdaderamente complicado. Por otro lado, la Biblia nos recuerda que debemos tener en cuenta que Dios es amor y que nos encontramos llamados a amar a los demás. Esperamos que estos versículos bíblicos te recuerden que eres hijo de Dios, amado y alentado a vivir una vida de amor.

1ª Corintios 13, 4-8

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece,

no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, 6 no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá;

1ª Juan 4, 16

Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.

1ª Juan 3, 1

¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él.

Colosenses 3, 14

Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección.

1ª Pedro 4, 8

Sobre todo, ámense profundamente los unos a los otros, porque el amor cubre todos los pecados.

Romanos 13, 8

Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo ya cumplió toda la Ley.

1ª Corintios 16, 14

Todo lo que hagan, háganlo con amor.

1ª Juan 4, 8

El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

Juan 3, 16

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

Juan 13, 34-35

Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.

En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros.

Juan 15, 13

No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.

Marcos 12, 29-31

Jesús respondió: «El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;

y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.

El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos».

1ª Corintios 13, 13

En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande todas es el amor.

Romanos 5, 8

Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores.

Efesios 4, 2

Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor.

Proverbios 17, 17

El amigo ama en cualquier ocasión, y un hermano nace para compartir la adversidad.

Romanos 12, 9

Amen con sinceridad. Tengan horror al mal y pasión por el bien.


Quizá te interese:


¡Comparte!


Deja un comentario