ORACIÓN DEL MEDIODÍA » Oraciones Imprescindibles

¿Cuál es la Oración de Mediodía?

Hoy traemos para ti, la más hermosa y poderosa oración del mediodía, para que a través de ella des gracias a Dios por el camino recorrido. Pero también, pidas te siga fortaleciendo para culminar con satisfacción tus labores.

¡Oh! Dios padre eterno Todopoderoso, tú que elegiste a nuestra madre, la Virgen como tu sierva para que se cumpliera tu promesa de salvación con los hombres.

Envíanos su presencia, para que junto a ella pueda honrar tu nombre y a darte gracias porque he recibido hasta ahora, tus maravillas y las bendiciones que espero.

Quiero expresarte mi entera devoción y fidelidad a ti Madre del buen consejo. Para que no apartes tu mirada de mí y permitas que este día culmine con la buena nueva de todos los objetivos logrados.

Gracias Madre llena de gracia, por los alimentos que dispusiste en nuestra mesa y con los que podemos dar nuevas energías a nuestro cuerpo.

Permite que por intercesión del ángel Gabriel podamos estar prestos a responder por nuestras acciones. Y a estar dispuestos a aceptar las situaciones que se nos presenten.

Señor, toma mi vida y transfórmala como lo hiciste con María Madre nuestra.

Quiero ser más humilde, más amable, más sencillo, más bondadoso y fieles a ti Señor.

Deja que por medio de tu santidad, seamos la voz de Cristo en el mundo. Que así como el ángel anunció la llegada de nuestro salvador, nosotros podamos profesar y dar testimonio de los favores que de ti provienen.

Gracias Padre Bueno, porque nos acompañas a esta hora del mediodía. Nos muestras que el sol sigue brillando para nosotros y los árboles nos dan la sombra que nos cobija.

¡Oh! Santísimo Dios Celestial, tu que resplandeces en esta y en todas las horas del día, muéstranos la piedad, el afecto y la amistad de Jesucristo. El amor verdadero ese amor que no abandona, el amor hacia el prójimo.

Danos un poco de tu fe y de tu compasión para que seamos hermanos en Cristo Jesús, y nos glorifiquemos cada día en su misericordioso nombre.

Te ofrezco esta oración, mi amado Padre y Señor para que en las horas que restan del día, todo fluya con la bendición de tu santa paz.

Y que guiados por el Espíritu Santo podamos volver más fortalecidos a nuestras actividades cotidianas.

En tu amor desperté esta mañana y en tu amor he llegado al mediodía. Y es con tu amor que continuaré hasta alcanzar la meta de haber sido cubierto con tu manto de bondad y caridad.

Ahora me dejo en tus manos ¡oh! Misericordioso Padre Santo, para dar continuidad a lo que he iniciado con tanto afán.

Solo que ahora me siento más fortalecido y animado porque me acompaña tu sagrada bendición. Amén.

Más oraciones para la mitad del día

Oración de medio día para los estudiantes

¡Oh! Mi amado Dios, a esta hora de mediodía vengo ante ti como tu humilde siervo. Me dignifico en tu nombre y pongo mi fe en tu sagrado poder.

Como estudiante que soy, quiero ser discípulo tuyo para aprender del mejor de los maestros todo cuanto me falta para cultivar mis conocimientos.

Padre mío, en ocasiones pongo en duda que yo sea una buena oveja dentro de tu rebaño. Pues suelo ser débil ante las tentaciones y me dejo caer.

He llegado al mediodía de mi jornada académica y aun, me falta un poco más para poder darlo por terminado.

Por ello, vengo a pedirte que continúes a mi lado. Pues solo tú, me darás la sabiduría que requiero para entender todo cuanto me falta por aprender.

Padre, tú que eres toda bondad. Aparta de mi camino toda distracción que me obstaculice alcanzar mi meta. Permíteme aprobar mi semestre y ser un profesional productivo en el futuro que tienes deparado para mí.

Que en este mediodía mi boca sea guiada por tus palabras. Te suplico me permitas dar respuestas apropiadas y efectivas, a quienes me interpelen para indagar cualquier aspecto en mi formación académica.

Permite ser orgullo para mis padres, así como tú fuiste orgullo para nuestro Dios y nuestra Santa Virgen María. Que mi sacrificio los honre y mi esfuerzo sea el pago por todo cuanto hacen por mi desde que fui concebido. Amén.

Oración del mediodía para dar gracias

¡Oh! Mi Santo padre, en esta hora de mediodía quiero darte gracias por permitirme vivir las horas que he vivido. Pero también, por aquellas que todavía me restan, para culminar este día.

Gracias, amado Padre pues en tu infinita misericordia y la de tu amado Hijo me permites seguir caminando bajo la luz de tu amparo. Dejando que pueda continuar acrecentando mi fe por tu amor.

Mi amadísimo Rey, gracias por el favor de la salud que me otorgas. Por la familia que me diste y por los amigos que pusiste en mi camino. Y por todas las bendiciones que a través de ellos llegan a mí existir.

Te pido para ellos toda la bienaventuranza que proviene de tu santo nombre y que yo disfruto gracias a tu inmenso amor por mí.

Revitaliza Señor mis fuerzas, para continuar mis actividades y culminar satisfactoriamente las horas del día que aún me esperan.

Aparta de mí a todo enemigo que quiera atacarme. Que mis pensamientos se liberen de cualquier pensamiento impuro y que sea tu palabra la que oriente mi camino hasta poder llegar a casa.

Gracias te doy este mediodía porque por tu magnífica obra en mi vida he podido alimentar mi cuerpo. Puesto que me has dado las herramientas para llevar el pan a mi hogar.

Bendíceme siempre Señor y jamás me abandones. Amén.

Oración del mediodía por los hijos

Mi Altísimo y amadísimo Santo Padre, hoy me postro ante tu magnífica presencia para darte gracias por las horas que he vivido hasta este momento.

Te suplico cuides de mis hijos quienes aún se encuentran en sus jornadas escolares. Para que los minutos que aún les restan, en esas sus segundas casas, sean de provecho y alegría para ellos.

Y para los que están en casa, te pido los sigas bendiciendo y protegiéndoles con tu amor. Que seas mis ojos cuando no esté frente a ellos y que su estadía aquí esté llena de amor y de felicidad.

Gracias mi Rey eterno por las horas productivas y de aprendizaje que les das cada mañana.

Haz que sus horas restantes sean todo lo que anhelan para que al culminar el día. Y sepan que todo lo que reciben provienen de tu profundo amor.

Continúa siendo su faro defensor y piadoso. Cuídalos siempre, Dios mío e ilumina sus vidas, así como se iluminó la mía cuando me permitiste concebirlos a través de tu gloria.

Apártalos de los enemigos y de las situaciones peligrosas. Que los malos pensamientos no opaquen su buen juicio y que jamás dejen de alabar tu santísimo nombre.

En este mediodía Padre amado, te imploro renueves mis energías y las de mis hijos. Para que bajo tu gracia podamos superar las pruebas que nos faltan y así culminar el día, llenos de tu misericordia. Amén.

Como cristianos católicos debemos siempre tener presente a Dios en nuestras vidas. Pedir su intervención en cada cosa que hagamos y que sea luz en nuestro camino, para alcanzar nuestros propósitos.


¡Comparte! Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp


Deja un comentario